CAPITULO V
CARGOS DE LA JUNTA DE GOBIERNO:
SUS COMPETENCIAS Y FUNCIONES.

Artículo 38.¬-

Todo miembro de la Junta de Gobierno, tiene la honrosa obligación de testimoniar con su conducta el amor a la Santísima Virgen del Rocío, así como contribuir al fomento y desarrollo de la Hermandad, prestando su colaboración en las actividades de ésta.

Artículo 39.- El Presidente.

1.- El Presidente de la Hermandad ostenta la representación de ésta en todas las actuaciones, actos públicos y privados que tenga que intervenir con plena eficacia jurídica y a todos estos efectos, siendo el máximo órgano personal de gobierno y de ordinaria administración, no debiendo tomar decisiones de importancia sin antes consultar con la Junta de Gobierno.

2.- Para ser Presidente se requiere una especial ejemplaridad de vida y de costumbre, una afectuosa relación con la Iglesia y con sus Pastores, así como un conocimiento de la programación pastoral diocesana y parroquial.

3.- El Presidente, en cuya elección no debe contar nunca el criterio de poder o de influencia social, deberá ser reconocido especialmente por su sentido cristiano y eclesial, cuidando que la Hermandad colabore con la parroquia y con la Diócesis, así como con las demás Hermandades y Cofradías. Deberá procurar especialmente la formación cristiana integral de los hermanos y, singularmente, de los más jóvenes, a los que debe prestar la mayor atención.

4.- El Presidente estará al frente de la Hermandad, con todos sus derechos y deberes, desde el momento en que es confirmado como tal, mediante notificación escrita, por el Ordinario de la Diócesis (cn.317).

Artículo 40.- Funciones del Presidente.

Las competencias y funciones del Presidente son las siguientes:

1.- Presidir todos los actos religiosos y demás actividades y celebraciones que organice la Hermandad, excepto los actos de la Romería, cuya presidencia y representación corresponden al Hermano Mayor.

2.- Convocar, presidir y moderar las reuniones de las Asambleas Generales y de la Junta de Gobierno, así como moderar las votaciones, dirimir el empate en las mismas y proclamar a los elegidos.
3.- Velar por el más exacto cumplimiento de los Estatutos y del Reglamento de Régimen Interno, y cuidar el perfecto desempeño de las funciones encomendadas a cada uno de los miembros de la Junta de Gobierno. Así como proponer a la Asamblea General los planes de actuación de la Hermandad.

4.- Firmar el nombramiento de los nuevos hermanos y de los que hayan de constituir la nueva Junta de Gobierno elegida en Asamblea General y aprobada por el Ordinario, suscribiendo asimismo cuantos documentos guarden relación con la Hermandad.

5.- Proponer a la Asamblea General dos Consejeros de asuntos económicos.

6.- Inspeccionar todos los servicios de la Hermandad y ejercer el control pertinente sobre el personal adscrito a la misma.

7.- Presentar a la Asamblea General el estado de cuentas, los presupuestos ordinarios y extraordinarios, y las propuestas de enajenaciones.

8.- Estudiar y proponer los medios que deben ponerse en práctica para el mejor desenvolvimiento de los fines de la Hermandad, llevando fielmente a efecto los acuerdos de las Juntas Generales y de la Junta de Gobierno.

9.- Proponer a la Asamblea General cualquier restauración a que deban ser sometidas las sagradas imágenes titulares. Dichas restauraciones tienen que estar aprobadas, por escrito, por la Autoridad Eclesiástica (cn. 1189).

10.- Coordinar las distintas vocalías y nombrar suplentes para cubrir las bajas temporales por motivos justificados (enfermedad, ect.).

11.- Representar oficialmente a la Hermandad en los asuntos económicos y jurídicos, conforme a las legítimas atribuciones que le confiera el derecho y le encomiende la Asamblea General de hermanos.

12.- Delegar representante en los asuntos que proceda.

13.- Cumplir y hacer cumplir los Estatutos.

14.- Proponer al Ordinario los cargos directivos de la Hermandad.

Artículo 41.- Nombramiento de Presidente.

El Presidente es nombrado por el Ordinario diocesano (cn. 317). Este nombramiento puede hacerse por designación directa o por confirmación del elegido o propuesto por la Asamblea General.

Artículo 42.- Término del mandato.

1.- El Presidente ejerciente comunicará al Ordinario la finalización de su mandato, con tres meses de antelación. Si transcurrido un mes, el Ordinario no dispone otra cosa, se iniciará el proceso de elección, según lo establecido en los presentes Estatutos.

2.- En caso de cese, por dimisión, por sanción o por otra causa legítima, ocupará la presidencia de la Hermandad el Vicepresidente, que deberá iniciar de inmediato el proceso electoral, según lo establecido en los presentes Estatutos. El proceso de elecciones debe realizarse dentro de los tres meses siguientes a la fecha del cese del Presidente.

Artículo 43.- El Director Espiritual de la Hermandad.

l.- El Director Espiritual es nombrado por el Ordinario, conforme a las normas del Derecho (cn. 317). Cuando el Ordinario no haya previsto otra forma, el Director Espiritual será el Párroco en cuya demarcación radique la sede de la Hermandad. En el supuesto de no ser el Párroco, debe conectar con la programación pastoral de la Parroquia (cn. 571).

2.- El Director Espiritual de la Hermandad, como maestro, sacerdote y pastor, tiene la misión de alimentar, con el anuncio del Evangelio y la administración de los sacramentos, la vida espiritual y el sentido apostólico de los hermanos, de modo que éstos se encuentren con el Señor y sean capaces de tratar y ordenar, según Dios, los asuntos temporales.

3.- El Director Espiritual fijará un plan de formación y un programa de profundización en la vida religiosa al comienzo de cada curso. Ayudará a los hermanos para que se purifiquen de las adherencias no evangélicas. Orientará apostólicamente el espíritu y actividades de la Hermandad. Igualmente, promoverá la unidad dentro de la Hermandad y en las relaciones de ésta con otras y con la Iglesia.

4.- El Director Espiritual tiene derecho a participar en todas las reuniones de la Asamblea General de Hermanos y de la Junta de Gobierno, pero no tendrá voto en las decisiones que se tomen, pero tendrá derecho de veto cuando algo sea contrario a la Fe o moral cristiana o a las disposiciones del Derecho. Así como a todo lo que se oponga a las Normas Diocesanas y a los Estatutos de la Hermandad.

5.- En cumplimiento de su misión, asesorará a los órganos de gobierno de la Hermandad, cuidando del cumplimiento de los Estatutos y de las disposiciones del Ordinario. Así mismo, asesorará a los predicadores de los cultos de la Hermandad en lo referente a la línea pastoral de la Diócesis y de la Parroquia.

6.- Prestará una especial atención en estrecha colaboración con la Junta de Gobierno y Vocalía de Formación, a los miembros más jóvenes de la Hermandad para la maduración de su vida cristiana y para la promoción de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Para ello será necesario tener un censo de estos miembros.

7.- El Ordinario del lugar, a tenor del derecho Canónico, podrá remover al Director Espiritual de la Hermandad.

Artículo 44.- Vicepresidente.

l.- Corresponde al Vicepresidente auxiliar al Presidente en sus funciones y competencias según delegación de éste, así como sustituirle en sus ausencias y enfermedades o vacantes del cargo.

2.- En el caso de cese legítimo del Presidente, presidir la Hermandad hasta la elección del mismo.

         3.- Si    el   Presidente  se  presenta  a  nueva  elección, presidir la Hermandad desde tres       
               meses antes de finalizar el mandato de la Junta  de  Gobierno, hasta la conclusión de 
               las elecciones y confirmación de la Junta electa.


Artículo 45.- Vicesecretario.

El Secretario actúa como Notario de la Hermandad. Son sus funciones las de:

1.- Dar fe e intervenir en todos los actos de gobierno y administración de la Hermandad.

2.-  Levantar acta de las reuniones y hacer las comunicaciones pertinentes, extender toda clase de citaciones, oficios, certificados y escritos que sean necesarios con el V°. B°. Del Presidente y llevar la correspondencia de la Hermandad.

3.- Custodia y conservación del archivo, en especial de los libros de actas y registro de hermanos. Todo esto se conservará en el domicilio social de la Hermandad, nunca en la casa particular de ningún hermano, no pudiendo ser retirado del mismo ningún documento sin quedar un resguardo firmado por él y visado por el Presidente.

4.- Recibir a los nuevos hermanos mediante la fórmula de ingreso que determinan estos Estatutos.

5.- Llevar al día el libro de registro de hermanos.

6.- Publicar el censo y, con suficiente antelación, las candidaturas presentadas válidamente.

5.- Custodiar el sello de la Hermandad, que estampará a la vez que su firma en todos los documentos oficiales.

6.- Mantener al día la documentación oficial y la legalidad de la Hermandad, tanto en sus relaciones con la Autoridad Eclesiástica como con las Autoridades Civiles.

7.- Custodiar y cuidar de los Estatutos y Reglamento de Régimen Interno de la Hermandad.
8.-  Realizar las funciones que le encarguen o deleguen el Presidente y los asuntos que le encomiende el Director Espiritual.

9.- Proclamar el voto de la Hermandad en la Función Principal de la Hermandad.

10.- Confeccionar, de acuerdo con el Presidente, el Orden del Día de las Juntas Generales y de las sesiones de la Junta de Gobierno.

11.- Redactar la Memoria Anual de Secretaría que deberá leer en la Junta General correspondiente.

12.- Realizar y mantener actualizado el inventario de todos los fondos documentales de la Hermandad.
.

Artículo 46.-Vicesecretario.

Corresponde al Vicesecretario auxiliar en sus competencias y funciones al Secretario, según delegación de éste, así como sustituirle en sus ausencias o enfermedades

Artículo 47.- El Tesorero.

1.- Al Tesorero corresponde llevar a cabo los actos encaminados a la conservación y mejora del patrimonio económico, a la recepción y administración de donativos y cuotas, a la producción y empleo de sus frutos y rentas, y aquellos otros mediante los cuales se modifica el patrimonio estable con la adquisición de nuevos bienes o la pérdida o disminución de los mismos, bajo la supervisión y directrices señaladas por la Asamblea General y la Junta de Gobierno.

2.- Las funciones del Tesorero son:
 
a) Llevar al día los libros de contabilidad.
b) Ejercer el cobro diligente y oportuno de las cuotas.
c) Elaborar el balance final de cada ejercicio, que será presentado, por años naturales, al Ordinario para su aprobación, y deberá contar con el Vº Bº del Presidente y Director Espiritual (cn.1287).
d) Elaborar los presupuestos ordinarios y extraordinarios, y las propuestas de adquisiciones, créditos y enajenaciones, que el Presidente ha de presentar a la Junta de Gobierno y a la Asamblea General.
e) Disponer, ordenar y archivar diligentemente los títulos de propiedad y los documentos económicos que afecten a la Hermandad. Los libros de tesorería, una vez terminados, serán depositados en el archivo de la secretaría de la Hermandad.
f) Disponer, junto al Presidente, de los fondos necesarios para la ejecución de los acuerdos.
g) Realizar y mantener actualizados el inventario de cuantos bienes inmuebles y muebles posea la Hermandad. Una copia de este inventario estará en la secretaría de la Hermandad, y otra copia del mismo entregará el Presidente y el Secretario en la Cancillería del Obispado, debiendo comunicar posteriormente las variaciones que se produzcan (cn. 1283).

3.- Para el cumplimiento de sus funciones podrá  ser  auxiliado por dos Consejeros, que  
     serán propuestos por la Junta de Gobierno.


Artículo 48.-Consejero de Asuntos Económicos.

l.- Su función es la de asesorar al Tesorero en la confección del estado de cuentas, balances y presupuestos anuales, y otras propuestas, que el Presidente ha de presentar a la Junta de Gobierno y a la Asamblea General.

2.- Podrán asistir a las reuniones que celebre la Junta de Gobierno, siempre que así lo acuerde ésta, con voz pero sin voto.


Artículo 49.-De los vocales.

Habrá un vocal, al menos, para cada una de estas actividades:

a) Formación.
b) Caridad y relaciones con otras Hermandades.
c) Cultos y espiritualidad.
d) Romería, peregrinaciones y festejos.


Artículo 50.- Vocal de Formación.

l.- Corresponde al Vocal de Formación la organización de las actividades de la Hermandad que contribuyan a la formación cristiana de los hermanos, en orden a conseguir la madurez de la persona humana, y al mismo tiempo conocer y vivir el misterio de la salvación (cn 217).

2.- El vocal de Formación está especialmente obligado a cuidar de que los miembros de su Hermandad se formen debidamente para el ejercicio del apostolado propio de los laicos (cn. 329).
3.- La Hermandad, a través de esta Vocalía, y en coordinación con el Director Espiritual, cuidará de todo lo relacionado con la puesta en marcha y ejecución del plan de formación que organice cada año, para facilitar a sus miembros una formación cristiana integral.

4.- Entre otras posibles actividades:

a) Cuidará la preparación de los padres para que éstos cumplan con su deber educativo, ofreciéndoles medios para ello.
b) Programará catequesis orientadas a grupos específicos.
c) Fomentará cuanto ayude a la formación para el apostolado: ciclos de conferencias, charlas, cursos, retiros, etc.
d) Estudiará y divulgará la Doctrina Social y demás documentos del magisterio de la Iglesia y de la Diócesis en particular.
e) Cultivará el espíritu misionero.

Artículo 51.- Vocal de Caridad y Relaciones con otras Hermandades.

Son cometidos del Vocal de Caridad y Relaciones con otras Hermandades:

1.- Crear verdaderas relaciones fraternas entre sus miembros y otras Hermandades.

2.- Velar por la aplicación del quince por ciento de los ingresos ordinarios de la Hermandad para los pobres y necesitados. Concretar las ayudas, en colaboración con Cáritas Parroquial o Diocesana, o con alguna otra entidad eclesiástica.

3.- Organizar aquellos actos internos que fomenten la vida social y cultural de los hermanos, mantendrá vivo el espíritu de fraternidad y solidaridad con los necesitados y con las otras Hermandades de la Parroquia.

4.- Organizar actos de convivencia para conocerse mejor entre sí, conocer los problemas que afectan a todos o algún grupo en especial y fomentará la participación, desarrollando tareas comunes. Tales actos pueden organizarse en torno a fechas, lugares o acontecimientos relacionados con la Hermandad. Estas reuniones deben programarse en orden del día establecido, para que sean provechosas.

Artículo 52: Vocal de Culto y Espiritualidad.

1.- Corresponde a la Vocalía de Culto y Espiritualidad llevar a la práctica uno de los fines de la Hermandad, el de promover el culto público, ser lugar de encuentro de los hermanos con Cristo. Por tanto, favorecerá y cultivará la fe de sus miembros, tratando de que la Palabra de Dios, la oración y los sacramentos fundamenten la espiritualidad de sus miembros.

2.- La Vocalía promoverá los actos concretos a través de los cuales se alimenta y expresa la vida espiritual, que son, entre otros:
a) La Eucaristía, de modo especial la dominical.
b) La Liturgia de las horas.
c) La preparación de Navidad y Tríduo Pascual.
d) Las celebraciones comunitarias de la Penitencia, sobre todo en los tiempos fuertes de la liturgia ( Adviento, Cuaresma y Pascua )
e) El Vía Crucis.
f) La devoción a la Santísima Virgen Nuestra Señora del Rocío.
g) Los retiros y ejercicios espirituales.
h) La celebración de Titulares y Patronos.
i) Las manifestaciones públicas, en función de cada Hermandad y de los presentes Estatutos.

3.- Se responsabilizará de la programación, organización, ejecución y posterior revisión de los actos de culto y espiritualidad previstos en los Estatutos o que, sin estarlo, se consideren convenientes para la vida cristiana de los hermanos. Procurará igualmente, que se fomente la espiritualidad de la Hermandad. Esta vocalía de modo especial, contará siempre con la ayuda, consentimiento y asesoramiento del Director Espiritual.

Artículo 53.-Vocal de Romería, Peregrinaciones y Festejos.

Compete al Vocal de Romería, Peregrinaciones y Festejos:

l.- Organizar la preparación de la Romería al Rocío, de la Peregrinación Oficial y de cuantos actos y festejos organice la Hermandad, junto con el resto de la Junta de Gobierno, procurando que se cumplan todas aquellas disposiciones que afecten el sentido cristiano de los actos.

2.- Ser el enlace entre la Junta de Gobierno y Hermano Mayor para todo lo concerniente a la organización y el desarrollo de la Romería de Pentecostés.

3.- En relación directa con el Hermano Mayor, Alcalde de Carreta y Presidente, cuidará de la perfecta celebración de los actos atendiendo de modo especial al horario de los mismos, a la organización de la entrada oficial de la Hermandad en el Rocío, a su participación en la Misa Solemne de Pentecostés, en el Rosario y en la Procesión de la Santísima Virgen.

4.- Velará para que procesiones, estaciones de penitencia y romerías sean válidas catequesis para el pueblo fiel, por su dignidad y devoción cristiana, evitando siempre el excesivo gasto, por ostentación o rivalidad entre Hermandades.

5.- Se le encomienda la relación con las autoridades civiles, para aquellos aspectos de las manifestaciones externas de culto que puedan afectar al orden público, tráfico, circulación y seguridad ciudadana.

Artículo 54: Alcalde de Carretas.

Compete al Alcalde de Carretas:

l.- El orden de la Hermandad durante el camino de la Romería de Pentecostés, quedando bajo su responsabilidad cuantas personas, caballerías y vehículos se trasladen, bajo control de la Hermandad.

2.- Hacer cumplir con la máxima fidelidad la programación del camino de la Romería fijada por la Junta de Gobierno.

3.- Colaborar estrechamente con el Hermano Mayor en las responsabilidades de éste, ejecutando fielmente sus órdenes.

4.- Colaborar con el Vocal de Romería en la organización de los actos de la Hermandad.

5.- Proponer a la Junta de Gobierno el nombramiento de cuantos colaboradores sean necesarios para el buen orden de la caravana que forma la comitiva de la Hermandad.


Artículo 55.-Camarista.

Compete a la Camarista:

1.- La atención directa al Simpecado de la Hermandad, en la Capilla de la misma o durante sus traslados respectivamente.

2.- Cuidará de la limpieza y conservación de la Carreta del Simpecado, y de la Capilla establecida en la Iglesia de San Jorge Mártir


Artículo 56.- El Hermano Mayor.

l.- A tenor de la tradición, el Hermano Mayor ostenta durante la celebración de la Romería de Pentecostés la representación de la Hermandad y preside todos los actos que ésta celebre y aquellos otros en los que participe durante la misma.

2.- Deberá hacer el camino de la Romería, no ausentándose de la caravana a no ser por causa justificada, en cuyo caso dejará como suplente al Presidente.

3.- Tiene la máxima autoridad durante la Romería, pero siempre dentro de la programación y presupuestos aprobados por la Junta de Gobierno.

4.- En las atenciones y obsequios que personalmente quiera hacer a los romeros, deberá atenerse a las disposiciones que sobre el particular dicte la Junta de Gobierno.

5.- Dado que el Hermano Mayor representa la máxima autoridad de la Hermandad durante la Romería, sus órdenes a lo largo de ésta habrán de ser puntualmente acatadas, no pudiendo ser protestadas públicamente. Contra los infractores de esta norma se abrirá expediente sancionador, de acuerdo con los presentes Estatutos.

6.- El Hermano Mayor, durante la Romería de Pentecostés, dispondrá de las siguientes dependencias de la Casa Hermandad en el Rocío, para su uso particular:

- Cocina y despensa.
- Comedor del Hermano Mayor.
- Las dos Habitaciones del salón de la casa.
- Habitación del Hno. Mayor (nº 19)
- Habitación de los útiles de servicio (nº 3)

7.- Tiene derecho a una subvención económica, por parte de la Hermandad, tanto para la Peregrinación Oficial como para la Romería de Pentecostés, según acuerdo de la Junta de Gobierno.

8.- En el caso de que no haya Hermano Mayor, la Junta de Gobierno en comisión llevará la Hermandad durante la Romería de Pentecostés.

9.- Tendrá voz y voto en las reuniones que celebre la Junta de Gobierno, y Asamblea General de Hermanos.

Artículo 57.- Funciones del Hermano Mayor.

Las obligaciones del Hermano Mayor son las siguientes:

1.- Ayudará a la Hermandad en los gastos del Carrero, con un donativo no inferior al 50% del coste real.

2.- Ayudará de forma personal durante el año, en las rifas, cobros de las cuotas de hermanos, obras que realicen, como un miembro más de la Junta.

3.- Sólo la persona física del Hermano Mayor será el único interlocutor válido con la Junta de Gobierno y no cualquier otra persona o entidad.

4.- Estará acompañado por los miembros de la Junta, siempre que así lo solicite, así como en los actos que estos debieran estar, y donde actuarán según sus cargos, siendo los portadores de las varas e Insignias, salvo delegaciones.

5.- En los desfiles y actos será asesorado por el vocal de Romería.


Artículo 58.- Elección del Hermano Mayor.

l.- El Hermano Mayor se elige por la Junta de Gobierno, de entre los candidatos presentados, y su mandato tendrá una duración de un año.

2.- El candidato a Hermano Mayor será hermano de los de derecho exclusivo (art. 11) y habrá de reunir las mismas condiciones que se exigen para ser miembro de la Junta de Gobierno.

3.- El Hermano Mayor no podrá ser reelegido para más de dos mandatos consecutivos, por lo que no será admitida su candidatura por tercera vez consecutiva.

4.- De la elección de Hermano Mayor se dará conocimiento por la Junta de Gobierno al Ordinario del Lugar, para su conocimiento y aprobación.

5.- Siempre y cuando la candidatura presentada tenga la aprobación del Ordinario del Lugar, el Hermano Mayor tomará posesión de su cargo a la finalización de la Eucaristía del Corpus Christi, ante el Altar Mayor de la Iglesia parroquial de San Jorge Mártir, en presencia del Presidente, Secretario y Director Espiritual.

6.- En caso de que el nombramiento sea posterior a dicha festividad, la Junta de Gobierno y el Director Espiritual determinarán la fecha que, en acto solemne, tomará posesión.

Artículo 59.¬- Término del mandato.

Concluida la Romería, una vez que la Carreta llegue a la Iglesia de San Jorge Mártir, se bajará el Simpecado, y conjuntamente con el Presidente lo trasladarán a su Capilla. En ese momento cesará el mandato del Hermano Mayor.
 

Actualizado ( Miércoles, 20 de Mayo de 2009 22:23 )